El principal objetivo en una empresa es ofrecer productos y servicios que sean del gusto de los consumidores. Esto es lo que nos va a llevar a tener clientes y a facturar. Como hemos hablado en otros post, tener nuevos clientes es tan importante como fidelizarlos, y esto pasa por ofrecer productos y servicios de calidad, y una gran experiencia de compra. 

Si les proporcionamos una gran experiencia de usuario, nuestros clientes querrán volver a experimentarla y ,además, se la recomendarán a amigos y conocidos.

Tener una atención amable o ser rápidos en los tiempos de respuesta son solo algunas de las acciones que pueden mejorar nuestro servicio al cliente. ¿Quieres saber más?

¡Sigue leyendo nuestro post para descubrir todas las propuestas que te traemos!

O descarga GRATIS la infografía “Cómo mejorar el servicio al cliente en una pyme” para descubrir todas las claves que te llevarán al éxito entre tus clientes.

¿Cómo puedo mejorar mi servicio de atención al cliente?

Tus clientes se pueden convertir en tus mejores prescriptores, pero para ello es necesario ofrecerles lo mejor. Los clientes leales pueden llegar a gastar hasta 10 veces más de la cantidad de su primera compra.

Pero, ¿cómo podemos conseguir esto?

1. Convierte la compra en una experiencia

Desde el momento en el que entran en tu local o página web, deben vivir una experiencia positiva y agradable.

En caso de ser un espacio físico, esa experiencia puede comenzar por el olor o la decoración. ¡Y debe ir hasta el paso final con el envoltorio que ofrezcamos con nuestros productos! Ya sea una  bolsa bonita o una manera especial de guardarlo en ella.

Por ejemplo, hay tiendas que siempre envuelven sus prendas con un poco de papel en el que rocían el aroma que los identifica.

En el caso de un sitio web, debe de tener una buena imagen desde su página de inicio hasta el proceso de compra. Y, lo más importante, una buena usabilidad para que los usuarios encuentren todo aquello que buscan y no abandonen el proceso a la mitad.

2. Un buen trato al cliente

Parece algo obvio, pero a mucha gente se le olvida. Ser amable y servicial con nuestros clientes es una parte imprescindible para vender nuestros productos. Y, en ocasiones, es el motivo por el cual vuelven.

También, el buen trato y tener una respuesta rápida ante las quejas o problemas pueden transformar una mala experiencia en una positiva. A veces es tan importante evitar los errores, como saber afrontarlos y solventarlos. Esto debe de ser así tanto en el trato personal, como por vía telefónica o través de mail.

3. Buen servicio post venta

Hay que tener en cuenta que la venta no acaba cuando los clientes finalizan su compra. Ofrecer una buena atención posteriormente es imprescindible para fidelizarlos.

En el caso de una venta web, por ejemplo, podemos envíar un email tras finalizar el pago en el que demos las gracias al cliente por su compra y le indiquemos el proceso que va a seguir su paquete. Y cómo puede consultarlo en todo momento. En esto Lucía Be es una gran experta, al igual que en el “packaging”, que siempre viene impregnado de su ya inconfundible olor a lavanda.

Y, el servicio posventa, también va a venir acompañado de lo que comentamos en el punto anterior. Una buena atención ante las dudas o problemas que surgen una vez que los usuarios ya cuentan con nuestro producto.

Y esto no acaba aquí…

Si quieres saber todos los beneficios que aporta realizar estas mejoras en tu negocio, ¡descarga nuestra infografía! Es totalmente GRATIS y te ayudará a completar todos estos consejos para obtener mejores resultados.

Y, por último, no olvides dejarnos en comentarios las dudas que te hayan surgido. ¡Y seguirnos en nuestras redes para no perderte nada! (Podéis encontrarlas todas en el pie de página).

¡Hasta la próxima!

 

Abrir chat